Huaraz: trabajo social y poesía para comunidades

Junto con Milton López Tarabochia, poeta miembro del equipo de los recitales de miércoles, acudimos a la convocatoria realizada por la artista Fátima Foronda para realizar una piscina terapéutica en Áncash.

Visitamos las comunidades de Corpanqui, Tiquios, Conococha, Mayorarca, Canis y Huambo. Llevamos poesía, juegos, útiles escolares y respaldo emocional a través de las palabras. La idea es replicar estas acciones por todo el país, por lo que llamamos a las autoridades a que se interesen por el cultivo de la cultura en poblaciones vulnerables y alejadas.

Es nuestro deber y compromiso con el país realizar esta labor. Si quieren que trabajemos en alguna comunidad tanto a nivel Lima, como provincia o internacional, por favor contáctennos a p.tiempopropio@gmail.com.

Anuncios

Cantagallo: recital y ayuda a comunidad shipibo conibo

recital-en-cantagallo

Junto al cantautor Jorge “Chino” Sabogal. Foto: Miguelcha Gutiérrez.

La comunidad Shipibo-conibo de Cantagallo, en Lima, se vio afectada por un incendio que los dejó con casas destruidas, con el alumbrado público dañado, sin posibilidades de conseguir agua y medicinas, con urgencias sanitarias y, sobre todo, trauma por la desgracia ocurrida.

De esta manera, el miércoles 9 de noviembre decidimos organizar un recital poético musical en Cantagallo que contó con los poetas de la comunidad y los músicos Jorge “Chino” Sabogal (de Chicha Morais), “Coto” Arévalo y Martín Enríquez, entre distintos voluntarios que se unieron a la causa.

recital-en-cantagallo-2

Martín Enríquez haciendo bailar a los niños. Foto: Miguelcha Gutiérrez.

Se recolectaron donativos gracias a los trabajadores del Diario La República, que además cedió una camioneta para transportar lo recaudado y a los que participaron del recital. También nos dieron luces y las facilidades del retorno.

Esta experiencia nos hizo entender que la poesía debe trascender el ambiente de los bares de los recitales de miércoles: el fin social de las palabras, su cercanía a los más necesitados, el ludismo de la puesta como mecanismo para aplacar el dolor, el trabajo emocional con el arte, etc. Está la idea de hacer esto ya no solo en Lima, sino por todo el Perú.

.